Antropofagia

 

por José Miguel Primavera*

 

La única razón decente para dormir es el hambre, dormir por cansancio es la razón mas invalida de todas —y ella más que nadie lo sabe—.

La niña duerme.

—Abre  tu estómago vacío de estrellas y libera el sueño (verdadero) —lo dijo la voz recurrente en su garganta.

Escucha.

—Escucha la canción mal diluida entre los bordes de tu manzana a media digestión.

Y el ruido.

—El ruido en el estómago, el ojo en tu vientre víctima del insomnio por la mala alimentación.

Una parte de ella no puede dormir, ni cerrar la mandíbula, ni dejar de escurrir apetito al margen de sus poros.

—Desiré.

—Desiré.

—Desiré.

—Desiré.

—Despierta antes que el gallo y prepara el almuerzo antes que la vigilia caduque.

—Desiré o desire, como prefieras ser llamada, en tu nombre llevas la penitencia, mi niña santa: tu insomnio está famélico.

Silencio, el grillo, la gota de agua, el crujido gástrico, el ladrido en la cabeza, y la voz en el estómago que  le recriminó hace poco la ausencia de carne. Suda, recorre sus labios con la lengua nacida de entre los dientes, la lengua caliente de algo pretendiendo emerger del interior. Dos lenguas que  se arremolinan, la mandíbula libre de ataduras, dos lenguas, las suficientes para lamer las lágrimas de cada ojo.

—Derecho e izquierdo, el deseo esta consumado en tu cuerpo niña mía.

—Tengo tanta hambre.

—Queda poco tiempo y el ojo de tu vientre desgarra la piel nocturna, estamos despiertos y no hay almuerzo que dure para el amor de tu vida, no tienes muelas que trituren el hueso de tu amado. Deberías morirte de hambre.

Pero

Pero

Pero

—La brutalidad de tu amor está bien oculta en tu pancita y en honor a la verdad, todo deseo puro merece ser saciado.

OCHO VEINTICINCO ANTES DEL MERIDIANO

Las cartas que no llegaron. Un cartero desafortunado concluyó su vida con tres cuartas partes de sí mismo en la bóveda orgánica de Desiré, quien sentada en la barda espera caer y correr la suerte del huevo, o bien continuar como vasija del apetito más humano que ha sentido. Literal.

                                                                                                                        Es mejor

Comer

Cuando

No

Es

Por

Hambre.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.