Cómo vencer a tu monstruo favorito

 

por Nessie*

 

Todos crecimos con esa fantasía en la que una criatura con tentáculos, pelo en todo el cuerpo, cuernos, cabeza de insecto, vestido rojo y zapatos de tacón sale de nuestro closet bailando una cumbia y nos arrastrará debajo de la cama para llevarnos a algún bar de mala muerte donde habrá más monstruos de igual o peor naturaleza; ahí nos obligarían a bailar hasta el cansancio, comer botana rancia, escuchar chistes malos de hombres lobo, cantos de  brujas y, para el amanecer, seríamos uno de ellos… O bueno, al menos esa era mi sueño de infancia.

Pero esto, al igual que mi carta de Hogwarts o mi conversión vampírica, no ocurrirá. Es triste, lo sé. Dejemos de lado el flashback porque hoy traigo para ustedes las siete formas de vencer a los siete monstruos más populares en la literatura y el cine, según Nessie.

Número 7:

De acuerdo con una vieja tradición irlandesa, las banshees son espíritus femeninos, y cada familia importante de este país tenía una a su servicio. Se les considera hadas y mensajeras de algún otro mundo que nuestra mente no alcanzaría a comprender. Seguro se estarán preguntando “¿por qué se les da ese título?”. Fácil: se aparecen a una persona y, mediante sus gemidos y lamentos, anuncian la muerte de un pariente cercano. ¿Hay forma de deshacerse de ellas? No, ya que son “personas de paz”, remanentes de deidades, espíritus de la naturaleza o ancestros venerados.

 

 

Número 6:

Los fantasmas no son propiamente monstruos, pero merecen una mención honorífica por ser el primer acercamiento al mundo del horror, ya sea por vídeos de baja resolución o por leyendas que contaban nuestras abuelas. A éstos se les derrota “enseñándoles el camino a la luz”, con alguna limpia o, sencillamente, aprendiendo a convivir con ellos. Un té a las 17:00 con un fantasma. Piénsalo.

 

 

Número 5:

Las brujas tampoco deberían ser consideradas monstruos, aunque la mayoría de sus actos sí puedan etiquetarse como monstruosos. Seguro han pensado en pociones y aquelarres, aunque también se dedican, según el folclore, al robo de infantes para mantenerse jóvenes y bellas. La forma efectiva de acabar con una bruja es quemándola viva y rociando con agua bendita sus cenizas… O dejándola que entre a tu casa y te enseñe a hacer aseo y comida como le gusta a “su niño”. No, ese tipo de bruja no. Pasemos al siguiente.

 

 

Número 4:

Los zombies han aumentado su popularidad con el paso de los años. Son cadáveres que, mediante algún hechizo vudú, vuelven a la vida para servir de modo exclusivo al hechicero que realizó el ritual. Siguiendo la tradición, toda persona que es mordida por un zombie, se convierte en uno también, como si esta condición fuese algún tipo de virus. Hay diferentes tipos de zombies, pero ese es tema de otro día, ya que es bastante extenso y me tomaría un artículo entero. Para derrotarlos hay muchas maneras: cortarlos en pedacitos, destrozar su cráneo, quemarlos, atropellarlos, usar plantas mutadas que liberen esporas, lechugas, sandías, maíz, etc., pero siempre recomiendo las minas. Son geniales si quieres ganar el juego.

 

 

Número 3:

El kelpie es un espíritu de agua capaz de cambiar su forma el cual en los lagos de Escocia. Por lo general se le describe como un caballo, pero puede adoptar también forma humana aunque, en esta forma, son casi invariablemente masculinos. Usan estas transformaciones para atraer a sus presas a las orillas del lago donde residan y alimentarse (yap, comen humanos). Y si lo pensaron, debo decirles que sí: nuestro famosísimo Monstruo del Lago Ness es un kelpie. ¿Puedes derrotar un kelpie? Sí. Al igual que los hombres lobo, con una bala de plata, o con hierro caliente. Al morir tendrán una apariencia de medusa. La verdadera pregunta es ¿Quieres intentarlo?

 

 

Número 2:

Los hombres lobo o licántropos son uno de los mitos más extendidos en las culturas a lo largo y ancho del mundo. Son feroces, rápidos y astutos; toda una máquina de cacería. Según la creencia popular, solo tienen esta forma por unas cuantas horas durante la luna llena, aunque hay una variante que, dice, pueden cambiar de forma a voluntad. Esta condición puede darse por maldición, haber sido mordido por otro hombre lobo, nacer después de mellizos o gemelos y ser varón, dormir desnudo a la luz de la luna… Ya sabemos cómo pueden ser derrotados: las trilladísimas balas de plata.

 

 

Número 1:

Los vampiros son, también de los mitos más conocidos en el mundo. ¿Quién no ha leído algún cuento o poema sobre ellos? ¿Y una película (no cuenten la saga Crepúsculo)? Aunque ha sido abordado de diferentes maneras, podemos resumir su mito en: un no-muerto que se alimenta de sangre humana. Formas de derrotarlo: ajo, estaca en el corazón, fuego (¿por qué quieren quemar todo?); pueden ser alejados con crucifijos o con agua bendita, además de que no pueden pisar suelo santo por ser de naturaleza demoniaca… Pero, haciendo un llamado al sentido común, si están frente a un vampiro, permitan que los muerdan. Así se convertirán en vampiros, serán inmortales y no se volverán a quejar del clima.

 

 

 

Si esta sección fue de tu agrado, sigue leyendo nuestras publicaciones. Añádete a nuestras redes sociales, dándonos “like” en Facebook y siguiéndonos en Twitter. Te ha hablado Nessie Zeta y te deseo una gran imaginación.

*Esto no es una parodia de los vídeos de Dross. Queda prohibido su uso para fines distintos al entretenimiento e información sobre monstruos. Los monstruos son amigos, no comida. Aliméntate sanamente.*

 

 

 

 

* Nessie Zeta es una  chica multifacética que volvería loco a cualquiera en un solo día: bajista, baterista, cantante, escritora y fotógrafa/dibujante de ratos libres. Comenzó a leer y escribir a los 4 o 5 años de edad. De gustos bastante excéntricos, ha confesado que escribe la mayoría de sus textos en el cementerio de la ciudad y que dicho lugar es el favorito para pasear y pensar.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*