La casa en el confín de la tierra

 

por Abraham M. Vázquez*

 

Cualquiera puede decir o incluso presumir, que en algún momento de su vida ingresó o habitó en una casa embrujada. Es probable que un puñado de “suertudos”, haya visto a la susodicha alma en pena levitar sobre el piso de su morada, en busca de un consuelo que está lejos de encontrar. Incluso podrías decir, que en ocasiones ocurren eventos que te erizan los vellos de la nuca, los cuales no tienen una explicación coherente: objetos que juras haberlos dejado en un sitio y aparecen en otro, cosas que caen al suelo de forma estrepitosa, como si alguien enojado los hubiera lanzado.

Existen algunas personas —probablemente tú, amable lector, seas uno de ellos— que son o tienen la capacidad de vivir con estos horrores sobrenaturales, e inclusive el valor y la entereza de tratar de hacer contacto con ellos. Pero ¿esa cualidad o capacidad sería lo suficiente para habitar en un lugar en donde este tipo de apariciones son el menor de tus problemas, si se compara con el verdadero horror que ahí existe?

La casa en el confín de la tierra, es una novela escrita por el autor inglés William Hope Hodgson en 1904. Tras ser rechazada en múltiples ocasiones por diferentes editoriales, fue publicada cuatro años después. Seguramente esta obra podría ser considera una de tantas de entre todas las que existen en cuanto a terror se refiere, pero en sus páginas hay algo que va más allá del simple terror. En sus líneas surge y nace algo que pocos escritores de esa época conocían: el terror cósmico.

 

 

La historia comienza cuando dos amigos, que viajan por Irlanda, encuentran un manuscrito semienterrado en una vieja casona derruida que todos los aldeanos del lugar consideran maldita. Movidos por la curiosidad y por las extrañas circunstancias en las que fue encontrado el diario, deciden leerlo para desentrañar el misterio que existe en torno a la casa. De esta manera se sumergen, guiados por el autor del manuscrito, a una serie de insólitos acontecimientos que desafiarán su cordura y sus creencias del mundo que conocen.

Dicha novela, junto con otras obras de este escritor, se puede considerar el parteaguas de lo que actualmente se conoce —de forma un poco injusta— el Horror Lovecraftiano. Sumergirse en esta narración es inmiscuirse en el temor de saber que existen seres que están fuera de nuestra total comprensión. Es aceptar que cualquier lugar, por inocente que aparente ser, puede contener secretos extraordinarios que van más allá de lo que la ciencia puede explicar. No sólo eso, también es conocer la semilla primigenia que se cultivó y germinó en el humus perfectamente fértil de la mente de H. P.  Lovecraft y sus posteriores creaciones literarias.

Pero ¿quién es este desconocido, al que hasta el mismo Lovecraft reconoce su fuerte influencia?

William Hope Hodgson nació en el condado de Essex en el año de 1877. Antes de ser escritor se desempeñó como marinero mercante de Inglaterra por 8 años. Tras dicho periodo, y defraudado por el maltrato recibido y la mala paga, abandonó este empleo para dedicarse a la fotografía  e impartir clases de gimnasia. Mientras se desempeñaba en dichas actividades para subsistir, comenzó a escribir sus novelas apoyándose del conocimiento adquirido en su vida como marinero. En 1905 se publicó su primera historia: A tropical horror en la revista The Grand Magazine —en la que curiosamente también se publican obras de Sheridan le Fanu y H. G. Wells— historia en la que un sobreviviente narra los horrores del ataque a su navío por parte de un monstruo marino.  En 1907 se imprime The boats of the Glen CarringLos náufragos de las tinieblas en su versión al español— la cual trata de hacer creer que se basa en hechos reales de un evento ocurrido en 1757, y que plasma las desventuras de los sobrevivientes del navío Glen Carring tras golpear una roca oculta. En el año de 1908, llegó una de sus obras cumbres: La casa en el confín de la tierra, la cual es considerada como un referente para las historias de terror actuales. Para 1912, publicó otra de sus obras  pilares: The night land: A love tale  una historia que mezcla el terror con la ciencia ficción.

 

William Hope Hodgson

 

Tras varios años y para mala fortuna de William, estas obras,  y otras publicadas de manera posterior, no le rindieron el beneficio esperado y, como ocurrió con otras mentes brillantes de la época, su genio no fue reconocido hasta años después de su fallecimiento, ocurrido en el año de 1918 a los 40 años de edad, mientras combatía a las tropas francesas.

A pesar de que en ocasiones su obra es duramente criticada, cada vez hay más adeptos que ven en sus escritos el valioso aporte que yace en sus creaciones, así como una  invaluable influencia en la siguiente generación  de novelistas de terror.

 

 

Datos curiosos:

La casa en la que se desarrollan los eventos de la novela La casa en el confín de la tierra, en verdad existía y, al igual que en la obra, estaba localizada en Irlanda.

En la actualidad todas las obras de William Hope Hodgson son del dominio público en su idioma original.

Existe una adaptación en novela gráfica a cargo de Richard Corben y Simon Revelstroke, en la editorial Vertigo, impresa en el año 2004.

 

Ficha técnica:

Hope Hodsong, William. La casa en el confín de la tierra. Editorial Valdemar España, 1998.

 

Fuentes electrónicas:

William Hope Hodsong, el maestro olvidado.

https://acropolisdelapalabra.wordpress.com/2015/08/06/william-hope-hodgson-el-maestro-olvidado/comment-page-1/

 

Biografía de William Hope Hodsong

http://www.compartelibros.com/autor/william-hope-hodgson/1

 

William Hope Hodsong

http://www.literareafantastica.com.ar/hodgson.html

 

William Hope Hodsong, maestro del terror materialista

http://www.elmundo.es/elmundolibro/2002/05/05/anticuario/1020422525.html

 

 

* Abraham M. Vázquez se considera un ciudadano común y corriente. Ingresó hace unos años a la escuela de Técnico en Urgencias Médicas de la Cruz Roja Mexicana, cuya profesión ejerce hasta la fecha. Su primer acercamiento real al mundo de la literatura fue en la secundaria. Es ahí cuando conoce a Rudyard Kipling y su famoso Libro de las tierras vírgenes. Actualmente escribe una historia en un mundo de fantasía: Las crónicas del Tetraverso, historia en la que hasta la fecha sigue trabajando.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*