Salto

 

por Alfredo Olmos

 

Cuando obtuve los poderes, no creí que lograría cumplir mi sueño y heme aquí, pude saltar un siglo al pasado y por fin conoceré a mi héroe Skipman.

La ciudad era como la ponían en los comics de mi época, con los rascacielos rodeados de nubes, y los autos cabalgando sobre ellas, no se veía absolutamente nada de contaminación, pero había muy poca, casi nada de vegetación. Comencé a avanzar sobre la acera, mirando a las personas intentando probar mis poderes en esta época, hasta que a lo lejos miré un robo.

Los maleantes habían sacado sus armas y amenazaban a algunos rehenes, ellos se veían bastante rudos, pero no eran nada que mi salto temporal no pudiera controlar.

De tal forma que cuando ellos intentaban matar al primer rehén yo realicé un salto temporal, los desarmé y derroté.

—Skipman gra…

—No, no soy Skipman.

—¡No! ¡Eres tú!.. ¡Auxilio! ¡Regresó!

— ¿De qué habla?

De repente todos los rehenes se pusieron histéricos y comenzaron a huir de ¡mí! Incluso los policías y la gente alrededor corrían despavoridos, detuve a una mujer que para preguntarle qué pasaba, pero ella sólo me llamó monstruo y salió huyendo.

A los pocos minutos, el lugar estaba desierto, vi que los criminales comenzaron a recuperar el sentido, pero ellos también pusieron una mirada de terror al verme.

—¡Por favor señor, no, nos mate!

Ellos se encontraban de rodillas, rogándome por su vida, me quise acercar para explicarles que sólo los iba a entregar a la prisión. Pero únicamente había avanzado un metro, cuando recibí un golpe colosal, que me arrojó 2 metros.

Cuando me dirigí a mi agresor, miré ante mí a Skipman.

—No sé cómo sobreviviste, pero esta vez si te mandaré al infierno.

—¿Pero de qué hablas? Soy tu mayor fan, viajé un siglo al pasado sólo para conocerte.

—Si viajaste, para hacer mi vida un infierno; y ahora yo haré que pagues todos tus crímenes con tu vida.

—Pero no he hecho nada.

Skipman se arrojó sobre mí, y comenzó a darme un golpe tras otro, su salto temporal superaba al mío, no podía ver sus movimientos, pronto caí al suelo, escupiendo sangre en grandes cantidades.

—¿Qué diablos te pasa? Tú eres un superhéroe.

—Sí lo soy, y los superhéroes acabamos con los súper villanos Dark-skip.

—¿Dark-skip? ¡Yo no soy Dark-skip! Ni siquiera sé quién es ese.

Skipman no me escuchó se dirigió corriendo hacia mí, y me pateó en el estómago, elevándome por los aires, donde usó su salto temporal y me molió a golpes.

Cuando me sentí desfallecer, pude activar mi salto temporal a 5 años en el futuro, me derrumbé unos 3 metros en caída libre sobre concreto sólido, un charco de sangre se formó rápidamente bajo de mí, proveniente de mis heridas y de la que escupía a momentos; tenía la nariz rota, así como varias costillas. Por lo que tuve que descansar unas 2 horas, antes de poder usar el salto temporal para curar mis heridas.

Una vez que hice esto, caminé por los alrededores, y conecté mi traje con la matriz data del lugar más cercano. Al poco tiempo la conexión se estableció y pude comenzar mi búsqueda de Dark-skip.

Ante mis ojos se desplegaron un sin número de ventanas con noticias, videos, audios e imágenes acerca del más grande villano que jamás hubiese existido y para asombro mío, ese villano era yo.

Tuve que usar el salto temporal para poder asimilar toda aquella información en poco tiempo, sólo para darme cuenta que al parecer una versión futura próxima de mí estuvo viajando al pasado, con la finalidad de enfrentar a Skipman torturándolo, asesinando a sus seres queridos, golpeándolo hasta el borde de la muerte, arrasando su ciudad. Todo ello me parecía increíble, pues en mi futuro, yo conocía a Skipman, por los comics y nunca había visto nada de este villano; el cuál al parecer llevó al límite a Skipman cuando mató a su prometida y a su hijo, culminando en una batalla a muerte, donde mi yo futuro murió finalmente.

Necesitaba una explicación de esto que estaba pasando, y no podía pedírsela a nadie de esta época pues pasaría lo mismo y esta vez Skipman sí me mataría; después de un rato concluí que sólo mi yo futuro, podía explicármelo. Utilicé la matriz data para rastrear las fechas de sus ataques y con mi salto temporal me dirigí al primer encuentro: el lugar donde nació Dark-skip.

Ante mis ojos, se hallaba una versión más madura de mí, con mi traje un poco más oscuro.

—Te estaba esperando.

—¿Cómo sabías que yo vendría?

—Soy tu versión del futuro, sé todo lo que te pasará.

—Muy bien, eso ahorra explicaciones, ya sabes a qué he venido.

—Sí lo sé y te lo explicare, siéntate.

Cuando viajé un siglo al pasado para conocer a mi ídolo, cree una nueva línea temporal, en donde Skipman no fue el héroe que debía de ser, de algún modo, sus poderes se vieron disminuidos por mi presencia, dediqué un tiempo a investigar la razón y vi que mi presencia en esta línea había alterado el flujo natural de cronotones, y aunque me marchara esta situación no se invertiría y él finalmente perdería sus poderes para morir sin penas ni glorias.

No podía permitir esto, así que llevé mis investigaciones a otro nivel: cómo alimentar a Skipman por el flujo de cronotones, de ahí descubrí que era la ira, la rabia, lo que podía ser su única salvación; sin embargo ninguno de sus enemigos, lo había llevado a este límite, debía de aparecer alguien nuevo, que lo torturara de tal forma y de manera constante para recuperar el flujo natural de cronotones y de ser posible superar los límites de poder que aparecían en el comic.

Fue ahí cuando tuve que tomar la decisión más difícil de mi vida, para salvar la de mi héroe;  yo debía de convertirme en su peor enemigo, afecté cada elemento de su vida, de su ciudad, tuvimos combates épicos, en donde tuve que asesinar, para llevarlo a una ira constante; sin embargo, mi trabajo comenzó a dar resultados y él fortaleció sus poderes, pero para salvar su vida, yo necesitaba hacer algo impensable, llevarlo a un estado de desesperación y desesperanza tal que superara a todo dolor, después de simular muchos escenarios vi que sólo matando a su mujer y a su hijo, frente a sus ojos, tras una cruel tortura, lo llevaría a un dolor tan grande que desataría su ira y de este modo salvaría su vida.

Tuve que meditar mucho, de si valdría la pena matar a los 2, por la vida de él, pero entonces pensé que si él moría, todas esas personas que él va a salvar morirían también y posiblemente la ciudad caería igualmente, así que me decidí y los asesiné.

Sin darme cuenta cree un bucle temporal del que ahora tú formas parte, este será tu primer enfrentamiento, aquí pelearás con él, por primera vez, mientras que yo viajaré al futuro, a confrontarme con él por última vez.

Por favor sigue mi legado y salva su vida ¡se lo debemos!

 

 

Alfredo Olmos Hernández

Ciudad: Pachuca

País de origen: México

Ocupación: Ing. Civil

Intereses: literatura, cine, ajedrez.

email: alfredooh16@gmail.com

facebook: https://www.facebook.com/alfredo.olmos.31

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*