Vampiros citadinos

 

por  Jonatan Aarón Álvarez Torres

 

El vampiro chilango

 

-Tres de morononga con todo.                                                    

– ¿Algo de tomar “güero”?

– Una Sangría bien muerta.

 

El crimen pasional del vampiro adolescente 

Vladimir, un estudiante de tercero de secundaria, causó la  muerte de su novia de primero, con un inocente chupetón en el cuello, a la hora del receso.

 

Sin reflejo

En la excursión escolar al bosque de Chapultepec, el pequeño vampiro salió decepcionado de la Casa de los espejos.

 

Solterona 

Todas las mañanas la vampiresa intenta superar su profunda soledad con un jugo de betabel y zanahoria.

 

 

 

Jonatan Aarón Álvarez Torres.
Aarón Thaumatrope Álvarez.
La Paz, Estado de México, México.


Realizador audiovisual enfocado en el cine documental, mi obra incluye proyectos de fotografía, guion, animación (stopmotion), actuación en cine, así como cuentos y microficciones. Me encanta la posibilidad de contar historias en diversos formatos y con distintos recursos narrativos. Actualmente preparo un libro de microficciones titulado: Animales, bestias y cernícalos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*