Evolución

 

por Jazmín Pérez

 

Hola, ¿alguien me escucha? Aquí alba dorada, aquí alba dorada, ¿hay alguien?, dijo al radio, pero nadie respondió. Es la única que queda, toda la tropa ha sido aniquilada por el Concejo de la Cumbre Roja. Hay oscuridad por doquier, da unos pasos, se queda quieta, falta poco para el amanecer. Hay un silencio que podría volver loco a cualquiera, sabe que se aproximan. Un respiro profundo le da la fuerza para empuñar su arma, está preparada para enfrentarse a la amenaza, no importa si la superan en número, no importa si son más fuertes o si muere: “Lucha hasta el último momento”, es el lema del Ejército antivampiros.

La rodean cuatro siluetas según sus gafas especiales, ella no espera ni un minuto para atacar, arroja granos de ajo para distraerlos, les dispara usando balas de madera que manda en dirección al corazón, sólo consigue darle a dos de ellos. Únicamente faltan dos, se dijo a sí misma. Los vampiros se lanzan sobre aquella soldado, les muestra una bomba sagrada, un pequeño y frágil recipiente en forma de cruz que contiene agua bendita; la lanza hacia ellos, parece no tener efecto. Maldita sea, justo ahora tenía que joderme mi falta de fe por ser atea, grita. No le queda de otra que lanzar una granada y huir.

Corre, escucha la explosión, analiza cuánto queda de su armamento: granos de ajo, ninguno, unas cuantas balas, una bomba sagrada (considerada inservible), y una granada. Llega casi de manera imperceptible uno de ellos, pues es característica suya moverse a una velocidad similar al sonido. Dispara contra la amenaza vampírica, consigue acertar con facilidad, de repente, algo le destroza las gafas de visión nocturna. Ella se da cuenta de que el vampiro se sacrificó para que su compañero la matara. Otra vez arroja una granada para aturdir a su único enemigo, se aleja, sabe que a fin de cuentas la perseguirá

Camina por la oscuridad, no ignora que falta poco para que salga el sol, se detiene, cierra los ojos y aguza su oído para captar cuando su enemigo se acerque. Hay pocas probabilidades de escucharlo, está consciente de ello, aunque también está consciente de que el silencio total podría ayudarla. Respiración tranquila, latidos normales, concentración máxima… ¡dispara! No sé si fue un golpe de suerte, pero logró acertar en el corazón. Todo ha terminado.

Llama por el radio, aún sin respuesta, mira el sol brillante, se aproxima alguien con pasos firmes, se escuchan cada vez más cerca. Al menos sobrevivió otro soldado, piensa. En cuanto logra percibir la figura, nota que no conoce a esa persona. No está permitido la entrada de civiles a este sitio, retírese por favor o tendré que usar la fuerza, argumenta siguiendo el protocolo militar. El sujeto la ignora al igual que los restos de las amenazas aniquiladas convertidas en polvo, los cuerpos de los soldados muertos y el sol que irradia más que otros días. Bien, si así lo quiere, dice la soldado. Toma su arma y le dispara en las piernas y brazos.

El sujeto continúa caminando sin mostrar dolor alguno, entonces ella sabe a la perfección dónde disparar. Tampoco muestra debilidad al ser herido en el corazón, no obstante, se detuvo. Él sonríe de una forma demencial, desaparece y aparece de manera instantánea detrás de la joven, ella se aleja de inmediato, improvisa una estrategia, arroja la bomba sagrada hacia el corazón de su adversario, él la atrapa con facilidad, pero el plan era ése: usar la única bala que tenía, disparar, atravesar la mano enemiga, que la bomba se rompiera y rociara la bala que llegaría al corazón, misma que acabaría con aquel ser. En efecto, la bala llegó a su corazón bañada en agua bendita, sin embargo, no sirvió de nada. Él se acercó a ella con velocidad indescriptible y la besó para tomar su vaho. Todo pasó tan rápido que no pudo defenderse.

El Concejo de la Cumbre Roja surgió a causa de la decadencia de los vampiros en la actualidad, permitiéndoles adaptarse al entorno, sobrevivir a la caza constante y a la escasez de mujeres vírgenes. Ante estas circunstancias crearon un nuevo método para alimentarse y poco a poco se fueron haciendo inmunes a algunas debilidades sin que los humanos se enteraran de esto… Año 2023, hoy, cuando el sol brilla más que nunca, la humanidad ha sido vencida por vampiros.

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*