De ángeles y demonios

 

por Armisa Tesmon

 

El chico de los ojos bonitos… ¡Ahhh!, el chico que posee los ojos verdes más hermosos que he visto…. y estoy sentada junto a él…

¡Será un viaje fantástico! ¡¿pero que estoy diciendo?! No sé qué hacer, aunque es demasiado tarde para preocuparse.

Desde que te vi, hace un año, cuando nuestras miradas se cruzaron, me enganché de ti, cuando quedaste en la Universidad, sentí tanta alegría, como pena el día que supe que ya tenías novia, y desistí.

La camioneta arranca. ¿Qué hago? ¿platico con él? ¿finjo estar dormida? Estoy demasiado ansiosa como para hacer platica, así que el resto del viaje solamente fingiré que duermo… ¡Sí, excelente idea!

Salimos de la ciudad, ahora vamos en la autopista, esto va genial, le he mirado de reojo y él también está dormido, ahora todo lo que tengo que hacer es aguan…. ¡oh, no!… la camioneta ha tomado una curva cerrada y he caído sobre su hombro. Espero que no se aparte, ¡Por favor, que no se parte!… No ha pasado nada, menos mal. ¡Vaya! ¡Qué suerte la mía, estoy durmiendo sobre su hombro! Sólo quisiera que esto durara para siempre….

—Jajaja, no me digas que tú también pequeña.

— ¿¡Pero que diantres?! Escucho su voz dentro de mi cabeza. Él se apoya suavemente en mí.

—Nunca lo hubiese esperado de ti, tan seria y responsable, todo un angelito.

Quería abrir los ojos y ver si él seguía dormido, pero no me atrevía, no después de estar deseando algo tan egoísta.

—Será egoísta, pero es un alago para alguien como yo; y sí, sigo fingiendo también que duermo, todo está bien.

—Pero ¿Cómo? ¿Puedes leer todas las mentes? …Un momento…. ¿¡Desde cuándo has leído mis pensamientos!?

—Desde hace un año, cuando me comías con la mirada. Jajaja, fue muy divertido. Casi te tropiezas al salir del salón. La verdad pensé que serías un problema, pero cuando supiste que tenía novia, no volviste a pensar de nuevo en mí, y me remplazaste con ese perdedor que sabes que nunca te hará caso… al principio fue patético, pero debo admitir que sentí algo de celos. Esa manera en que ayudas a los demás, cómo buscabas la forma de hacer algo posible, los sentimientos que brotaban en tu corazón… fue divertido y fascinante de escuchar… pero el colmo fue cuando eliminaste por completo el nerviosismo que sentías cuando hablabas conmigo, eso me dolió bastante.

—…

—Jajaja, así que ¿no tienes nada más que agregar?

—Yo… ¿¡Cómo te has atrevido!? Tú, desventurado… decirme todo eso ¡me estoy muriendo de vergüenza y lo sabes! Cielos, espero que todos vengan dormidos, así no verán lo roja que me he puesto. ¡Qué indignante! … pero espera un segundo… ¿Por qué puedo escuchar tus pensamientos y saber lo que sientes? ¿Acaso también tienes ese poder?

—Bueno, lo de leer las mentes es algo así como mí pequeña ventaja injusta, aunque realmente sólo puedo escuchar ciertos pensamientos. Es como los radios, dependiendo del alcance de la estación se puede sintonizar. Yo únicamente capto ciertas señales, además, ¿¡Sabes cuánto me cuesta no perder la compostura!? Ahora imagínate si alguien supiera lo que soy en realidad;no, cielo, los humanos son algo especial… y eso de que puedas escucharme, también es nuevo para mí, nunca antes me había ocurrido.  De seguro lo heredaste de alguno de tus padres, como lo hice yo con mi padre. Solamente que tu poder es de “corto alcance”.

— ¿“De corto alcance”? ¿algo así como que es necesario el contacto físico?

— ¡Exacto! Vaya que sí eres lista, más que el promedio. Seguramente también eres uno de nosotros, aunque no he podido definir tu naturaleza del todo: dentro de ti existe una pelea entre el bien y el mal, siempre ha sido así, en el tiempo que llevo observándote, compensas una virtud con un defecto. Aun no te has decidido, y lo peor del caso es que no conoces el alcance de tus dones.

— ¿Mis dones? …. Pero, ¿qué es lo que eres exactamente?

—Lo que somos nena, eso también te incluye a ti. Somos híbridos, de una pelea que lleva desde el principio de los tiempos, ya sabes la luz contra las tinieblas, virtud contra vicio, cielo contra infierno… ¡Somos ángeles y demonios! Bueno, en mi caso mi naturaleza es la segunda, lo que queda de ella. Generaciones de mezclas no pasan sin que algunos de los poderes se debiliten o se pierdan por completo.

—¿Cómo es eso posible? Yo, no puedo… Y no me llames “nena”. ¡Me fastidia que me llamen así!

—Lo ves, tu naturaleza no se define aún, probablemente eres uno de esos casos especiales: madre ángel y padre demonio. Estoy sorprendido.  Eres algo único, es muy difícil que un ser como tú haya sobrevivido hasta esta edad, por lo general su naturaleza contradictoria les hace destruirse a sí mismos, incluso desde el vientre materno, al tomar conciencia, ellos mismos buscan morir.

—Pero…no es posible… aunque, eso explica muchas cosas… ¿Cómo es que no me he dado cuenta antes?

—Porque para ti, todo ha sido muy natural. ¿No es cierto que desde que tienes conciencia, a un suceso sumamente infortunado, sigue uno lleno de suerte? O incluso puedes saber las intenciones de las personas con tan sólo acercarte a ellas. Tu intuición está más que desarrollada, y no lo puedes negar.  Quién sabe que más serás capaz de hacer con el tiempo, aún eres joven y solamente necesitas el incentivo correcto para que una de tus dos naturalezas gane y se desarrolle. Como, por ejemplo, que te enamores de alguien como yo. Eso de seguro te arrastraría al abismo.

— ¡O sería en extremo un acto de bondad! Eres sumamente fastidioso. Además, ¿Cómo podría enamorarme de alguien con novia?, eso va contra mis principios. Ángel o demonio, no estaría en paz conmigo misma de esa manera, aunque dudo que alguien como tú entienda….

—Terminamos,  ella se fue con otro, no lo pudo ocultar. Presintió lo que era en mi interior, y cuando la pasión terminó, comenzó el terror, como con todos los demás. Te acostumbras a ello.

—De verdad la querías… lo siento. ¿Pero ahora, qué vamos a hacer? Casi llegamos a nuestra ciudad, ¿qué pasará ahora?, ¿será como con las declaraciones de amor mal correspondidas: será incómodo y tomarás distancia?

—Ya te dije, si te enamoras de alguien como yo, acabarás en el abismo. Tú si puedes elegir. Sinceramente no me importa lo que hagas…

—Pero en verdad te importa, olvidas que puedo sentir lo que sientes…

—Como sea, tú eres quien decide

Con un rápido movimiento se apartó de mí lado, y terminó el encanto. Yo también abrí mis ojos para saber cuándo faltaba para llegar, pero no me atreví a verlo a la cara.

Por fin llegamos. Bajamos de la camioneta. Se despidió de todos, dejándome al final. Esta vez, no sentí duda, ni temor, ni vergüenza, aunque no podía negar su naturaleza, pude sentir el deseo sincero de amor en su corazón.

Entonces me di cuenta: Lo seguiría hasta el fin del mundo. Lo seguiría hasta las puertas del infierno si fuera necesario… lo seguiría… solamente si él me permitiera seguirlo.

 

 

 

Armisa Tesmon; San Juan del Río, Querétaro, México, Entusiasta Estudiante de Música. Típico, te enamoras del chico malo de la facultad, aunque sabes que tiene novia. Entonces lo cambias por algo “más a tu alcance”, sin imaginar que ese chico, aparte de ser todo lo que soñaste, ¡puede leer tu mente! Pero más importante, descubres en ti misma algo que nunca habías esperado, y tu decisión cambiará tu vida para siempre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*