Niño de la calle

 

Por Alfredo Olmos

 

Por años nos dedicamos al negocio de raptar a niños de la calle, el negocio era bueno, y nos manteníamos con bajo perfil para no ser detectados.

Sin embargo, las recientes noticias han informado que las desapariciones de niños en nuestro territorio han crecido de forma exponencial.

De manera que alguien se ha metido en nuestro territorio, en nuestro negocio y debemos de darle una lección.

Aquella noche doblé el número de hombres en las calles, así como su armamento, con el fin de que me trajeran las cabezas de aquellos criminales, que se atrevían a meterse en mis dominios.

Por la mañana las cabezas de mis hombres, aparecieron dentro de una bolsa, en la puerta de mis instalaciones.

Aquello fue la gota que derramó el vaso, yo mismo saldría con mis mejores asesinos y le pondríamos fin a esto.

Al caer la noche, la luna llena, iluminaba nuestro camino, mientras avanzábamos por aquellas peligrosas y sangrientas calles.

Debimos de llevar dos horas de camino; cuando advertimos a un niño de la calle, que se encontraba caminando en medio de aquella oscuridad, aquel niño tenía unos cabellos rubios revueltos y desgreñaos, así como unos extraños ojos de color plateado. Su ropa estaba hecha girones, y lo poco de su vestimenta, estaba manchada de sangre.

—¡Rápido, tráiganlo!

Envié a mis hombres a cazar a aquel infante, el advirtió esto y se ocultó en un callejón. Mis hombres entraron al mismo después de él, pero sólo sus gritos pudieron ser escuchados.

—La otra pandilla, se encuentra ahí; el niño debe de ser su carnada.

Entramos todos en el callejón, al fondo del mismo, se encontraba el niño con unos labios aun sangrantes, sin embargo aquella sangre no era suya. Cuando nos vio, no pudo disimular una sonrisa.

A la luz de la luna llena, pudimos ver como aquel niño se convertía en una bestia monstruosa, un hibrido de hombre y de lobo.

Las noticias del día siguiente, sólo informaron el encontrar los cadáveres de unos mafiosos en un callejón escondido, las muertes se adjudicaron a un ajuste de cuentas entre pandillas.

 

 

 

Nombre: Alfredo Olmos Hernández

Ciudad: Pachuca

País de origen: México

Ocupación: Ing. Civil

Intereses: literatura, cine, ajedrez.

Email: alfredooh16@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/alfredo.olmos.31

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*