Modelos forzados

 

Por Daniel Canals Flores

Los guerreros Rapa Nui habían vencido a sus vecinos, los humbulu, tras una larga y cruenta guerra. La masacre fue de tal magnitud que sólo lograron capturar a una veintena de enemigos aún con vida. Los cadáveres, del resto de la tribu rival, permanecían esparcidos por las playas circundantes.

El hechicero pascuense realizó un ritual como agradecimiento. Entró en trance y aseguró que los propios dioses le habían ordenado realizar unas esculturas, para conmemorar aquella victoria.

—¿Qué tipo de figuras? —preguntó el jefe de la tribu.

El hechicero miró el único volcán existente en la isla y después, posó la vista en los enemigos humbulu que aún permanecían con vida. Para evitar que escapasen, los mantenían semienterrados al borde de la arena, donde rompían las olas. Como no tenían todos la misma altura, componían una fila un tanto desigual. Ese era el modelo a seguir.

Todo el tiempo que duró la construcción, realizada por los miembros de la tribu, obligaron a los forzados modelos a permanecer en aquel lugar, hincados allí. Para evitar que murieran les daban agua, alimentos y por la noche los tapaban con unas mantas. Fueron mantenidos con vida durante toda la ejecución de la obra.

Los materiales de construcción fueron obtenidos de la ladera del volcán y transportados hasta casi el mismo pie de la playa. Luego, reprodujeron fielmente a los enemigos respetando incluso las diferentes alturas físicas de cada uno de ellos.

—Ya hemos terminado. ¿Qué hacemos ahora con los enemigos? —preguntó el jefe de la tribu, de nuevo, una vez finalizada la obra a la satisfacción del brujo.

—Decapitadlos y nos los comeremos. Haremos una gran fiesta. Sus espíritus son valerosos y reforzaran los nuestros —respondió con indiferencia.

La noche cayó sobre la isla, extendiendo su alfombra de brillantes estrellas. Los timbales tocaban con frenesí mientras las ollas burbujeaban siguiendo el ritmo.

 

 

Mi nombre es Daniel Canals Flores, vivo en Martorell (Barcelona), en España. Escritor aficionado, a mis 45 años inicio mi carrera sin ninguna experiencia previa. Me gusta escribir poemas, relatos cortos y microcuentos inspirado por lecturas de Charles Bukowski o Kerouac. Mi primera novela corta autopublicada se titula “Divorcio Diferido” y colaboro también en varias publicaciones de géneros diversos. Mi blog de autor es: https://literaturacincopuntocero.site123.me/  

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*